Sembrar una semilla: las líneas divisorias y una viejísima cuestión en la obra de Pedro Almodóvar

Autor: Taylor Lane
Edición: 10ª
Resumen: Dos personas se encuentran en un cementerio. Hace años que no se ven y comparten un pasado sórdido y reprimido. Tal es el estado de los asuntos en la película Carne Trémula, del director Pedro Almodóvar. Víctor, hijo de una prostituta y liberado recientemente de la cárcel, ve a través del cementerio a Elena, la hija rica de un diplomático italiano y ahora esposa de otro hombre que también comparte ese pasado sórdido. Luego, Víctor, que está visitando la tumba de su madre, se dirige a Elena para darle el pésame en el entierro de su padre y para, sobre todo, anunciar su presencia. Desde este punto, desde este encuentro fatídico, la película vuelve a empezar. De hecho, en la escena del cementerio, se pueden observar muchas de las predilecciones de Almodóvar: al usar un sitio de la muerte como punto de partida, crea por medio de este tema íntimo pero universal un punto de equilibrio; a través de la muerte –misteriosa, mitológica, colectiva– Víctor de la cárcel y Elena de las calles adineradas se encuentran en igualdad de condiciones, en un cementerio, enfrentándose a la muerte.

Download (PDF, Desconocido)

¿Te gusta? Compártelo: